Al borde del mar

En un sitio tan maravilloso como este pueblecito marinero, no podrás olvidar tus vacaciones, te sentirás arropado por su gente, gente sencilla llena de vida, un lugar lleno de color con olores inolvidables a la orilla del mar.

Si vienes por primera vez seguro que repetirás, tendrás que hacer una visita ya que siempre se quedará en tu memoria este sitio.

En la retina se grabará la puesta de sol cuando te pares a contemplarla pero te darás cuenta que nunca se pone el sol con los mismos colores, es impresionante la luz que hay en este rinconcito.

Los sabores de nuestro mar quedan impresos en tu paladar, un mundo de sensaciones y de bienestar que compartirás con tu familia y seguro que siempre lo recordareis juntos.

“La cocina Zahareña a pie de playa con el fresquito del mar.”